Tu cara me suena: Lluís Dalmau ¿un Van Eyck español?

por Nicholas Foy

En su viaje por Flandes, el artista de posible origen valenciano Lluís Dalmau pudo haber conocido una de las obras más importantes del renacimiento nórdico temprano, el Políptico de Gante de Jan van Eyck. La Virgen dels Consellers, pintada por Dalmau entre 1443 y 1445, es un claro ejemplo de un ámbito europeo propicio para el intercambio artístico, generando una compleja trama de influencias en muchas ocasiones rastreables.

Virgen dels Consellers, Museo Nacional de Arte de Catalunya. 

Jan van Eyck (1390 – 1441) fue una figura central del renacimiento nórdico temprano y, sin duda, uno de los artistas más emblemáticos de la historia del arte. Se trata del artífice del inolvidable Matrimonio Arnolfini, o el Políptico de Gante, conocido este último también bajo el nombre de La adoración del cordero místico por la escena en ella narrada. Menos conocido es el hecho de que el artista visitó la península ibérica en al menos dos ocasiones, integrando la comitiva de Felipe el Bueno, Duque de Borgoña.

Los viajes de Van Eyck, entre 1428 y 1429, parecen no haber sido determinantes para el surgimiento en España del estilo hispano-flamenco en pintura, que habría de florecer hacia la segunda mitad del siglo XV. Este estilo incorporaría características propias de la escuela del norte, como el tratamiento minucioso del detalle o la utilización de la pintura al óleo. Sin embargo, hubo un artista ibérico contemporáneo a Van Eyck, Lluís Dalmau, que conoció de primera mano sus obras y produjo una pintura que podría considerarse como una de las expresiones más tempranas del novedoso estilo.

Aún se desconoce el lugar de nacimiento de Lluís Dalmau, aunque sus primeras actividades documentadas son en Valencia. Su indudable talento lo llevó a trabajar para el rey Alfonso V de Aragón, y fue bajo sus órdenes que el artista realizó un viaje a Flandes bajo el supuesto encargo de retornar con el conocimiento necesario para crear en Valencia un taller real de tapicería. La fascinación que generó la pintura de Van Eyck en Dalmau se materializa en la famosa Virgen dels Consellers, custodiada hoy por el Museo Nacional de Arte de Catalunya. Además de haber sido pintada al óleo, La Virgen dels Consellers contiene otras notas claramente nórdicas, como la inclusión de una estructura arquitectónica que se ocupa de organizar espacialmente la composición. Por encima de esto, algunos personajes que Dalmau incluyó en su escena nos remiten al Políptico de Gante, hace tan solo falta detenerse a observar el coro angelical en ambas obras para identificarlo. Los casi seriados rostros de los ángeles, al igual que el modo en que el artista representó a San Juan Bautista, reconocible por su manto verde, son clara señal de un ámbito europeo propicio para el intercambio artístico, generando una compleja trama de influencias en muchas ocasiones rastreables.



Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0)
Este artículo fue escrito por su respectivo autor/a bajo la licencia Creative Commons. Las imágenes responden a sus respectivos dueños.

Los comentarios están cerrados.