Nadie crece eternamente. Sin embargo…

por María Fernanda López Goldaracena

Handia, cuyo significado es “Grande” en euskera, es una película de contrastes. Es un film de tono acompasado, poseedor de una cadencia que equilibra lo deslumbrante con las particularidades, que logra pendular entre la grandiosidad estética visual y la sutileza a la hora de hacer foco en los personajes, los gestos, los detalles. Handia hace visibles los opuestos y las contradicciones, las permanencias y el cambio, los encuentros y los desencuentros. Hablada principalmente  en euskera, se basa en la historia real de quien fuera conocido como “El Gigante de Altzo”.

La Historia para un film

La historia se inspira en Miguel Joaquín Eléicegui Arteaga (1818-1861), personaje nacido en el caserío Ipintza de Altzo, municipio cercano a Tolosa en Gipuzkoa, quien en un siglo XIX en el que las diferencias se tomaban como rarezas se convirtió en un fenómeno internacional: de estatura normal hasta los veinte años, empezó a crecer sin cesar hasta su muerte llegando a los 2,42 metros de alto, en un proceso por el que se transformó de una persona común en un ser cercano al mito. 

Nos encontramos en el revolucionario siglo XIX, en el contexto de la Primera Guerra Carlista (1833-1840) que enfrentó a España por la sucesión al trono de Fernando VII. Martín, el hermano mayor de Joaquín,  es obligado  por su padre a combatir para la facción que apoyaba a Carlos María Isidro de Borbón. Herido durante los combates, Martín queda imposibilitado de su brazo derecho; una vez licenciado y con la derrota carlista a cuestas, regresa al caserío familiar incapacitado para trabajar. Allí encuentra a su hermano Joaquín convertido en gigante a raíz de una enfermedad conocida hoy con el nombre de acromegalia. El sueño de Martín es ir a América a buscar fortuna pero no tiene el dinero para hacerlo. La salida para sus problemas económicos y los de su familia llega a través de la propuesta de José Antonio Arzadun, vecino de Lecumberri (Navarra), quien les plantea a los hermanos realizar un recorrido por Europa exhibiendo al “Gigante de Altzo” como fenómeno de feria. 

Para encarnar a Joaquín, los directores eligieron al actor Eneko Sagardoy, que con  1,84 metros, reunía la fisonomía y el carácter actoral  para componer al personaje. Trabajaron  con la perspectiva, distintos objetivos y con la altura de quienes lo rodeaban, todos trucos de rodaje que agregados a los efectos digitales, provocaron el efecto de un gigante de 2,42 metros.

Un film para la historia

Volvamos a la película, sus matices y contrastes. 

Dos hermanos: Martín, el mayor, poseedor de una estatura por dentro de la “norma”, con el sueño de una vida allende el Atlántico, en tierra americana; Joaquín, el menor, el gigante de una fragilidad estremecedora, con el deseo siempre intacto de volver al terruño y de tener una existencia “normal” que incluya, por cierto, el amor.

Dos miradas sobre el mundo: la tradicional, arraigada en el caserío guipuzcoano tomado como eje nuclear ancestral de la vida familiar; la moderna, abierta a las novedades de lo citadino y en constante cambio, exhibida a partir de  los diferentes viajes que realizan ambos hermanos por distintas ciudades europeas.

Dos mundos que colisionan: seres que parten de la España profunda, cuyo punto de origen es Altzo, y que comienzan un periplo por ciudades como Madrid, Londres, París o Lisboa, recorriendo Europa y conociendo a varios monarcas, entre ellos a Isabel II de España, encuentro representado en el film. El universo decimonónico marcado por cambios y contrastes tensiona las polarizaciones entre el viejo mundo que se esfuma y el nuevo que está naciendo. Los protagonistas avanzan por un paisaje atemporal insertado en la trama como un personaje más del film, para luego atravesar por ciudades cargadas de ese movimiento que parece ritmar la vida. Este carácter ambulante de los protagonistas le da a la película la condición de “film de carretera” (road-movie, en el lenguaje cinematográfico de hoy)  a partir de la cual se articulan las escansiones del tiempo y del espacio.

Dos ejes que se vinculan: la realidad y la leyenda. Como reza el cartel promocional del film, nadie crece eternamente. Sin embargo, con Joaquín parece constatarse lo contrario porque no sólo crece hasta el último de sus días, sino que Martín sigue narrando la historia luego de la muerte de su hermano, como si Joaquín continuase “creciendo dentro de él”. La realidad y la leyenda se irán mixturando para que la memoria colectiva vaya construyendo el mito que se sigue contando hoy en día y que Handia recrea.  

Dos perspectivas: lo normal y lo monstruoso. Se puede apreciar el interés por la monstruosidad que ha atravesado toda la modernidad, aquel que se ligaba a todo aquello observado como por fuera de los cánones de “la normalidad”, a esa Babel de singularidades  que bajo el calificativo de  “deforme” o “monstruoso” acompañó cada una de las verdades producidas por las discursividades del saber y del poder.Un film: La película se encuentra dividida en capítulos. En ella se destaca un primer momento de protagonismo centrado en Martín; luego, un segundo y extenso tiempo fílmico cuyo eje es Joaquín, para finalmente confluir en la imbricación entre ambos personajes, en un todo cargado de expectación y de emotividad a pesar de conocer de antemano el final. Porque cuando el amor, el respeto, la comprensión y el perdón (hacia el otro y hacia uno mismo) entran en juego, se acrecienta la certeza de que son “aquellas pequeñas cosas” las que nos hacen gigantes. 


FICHA TÉCNICA 

TÍTULO: Handia

DURACIÓN: 114 minutos

IDIOMA: Euskera, castellano, francés e inglés

FECHA DE ESTRENO: 20 de octubre de 2017

PROTAGONISTAS: Joseba Usabiaga,  Eneko Sagardoy, Iñigo Aranburu, Ramon Agirre, Aia Kruse

DIRECCIÓN: Aitor Arregi y Jon Garaño

GUIÓN: Andoni De Carlos, Jose Mari Goenaga, Aitor Arregi y Jon Garaño

PRODUCTORES: Xabier Berzosa, Iñaki Gomez, Iñigo Obeso

MÚSICA: Pascal Gaigne

DIRECTOR DE FOTOGRAFÍA: Javi Agirre Erauso

Extraído de http://www.handiafilm.com/es/


Las imágenes fueron extraídas de http://www.handiafilm.com/es/ y http://admreportaje.blogspot.com/2018/01/a-hombros-de-gigantes.html. Las mismas pertenecen a sus respectivos dueños.



Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0)
Este artículo fue escrito por su respectivo autor/a bajo la licencia Creative Commons. Las imágenes responden a sus respectivos dueños.

Los comentarios están cerrados.