Arnau Estanyol: el oxímoron catalán del siglo XIV

artículo realizado por Elena Figueroa, Juana Vissio y Diego Califano 

La ficción nos cuenta que el nacimiento de Arnau vino envuelto en dudas, a raíz de este hecho. Bernat, su progenitor, terminó comprobando por una marca de nacimiento que el niño era indefectiblemente hijo suyo. El amor de su padre, y la compañía de ciertas figuras en su vida, ganadas por su innata bondad, lo salvarán de la muerte y lo llevarán hacia el camino de la libertad. De pequeño aprendió sobre el valor del trabajo y los frutos que nacen del mismo: la dignidad, el crecimiento y la realización personal. Su primera aspiración fue la de ser bastaix: un trabajador que se desenvuelve cargando objetos en su cuerpo (en su caso, piedras). Esta vocación a la que se sintió fuertemente llamado, iba de la mano de su fe: Arnau era un ferviente creyente en Dios, y devoto de la Virgen María, a quien había adoptado como su “Madre en el cielo”: ella era su confesora, su cuidadora y la consoladora en los momentos de dificultad. Gracias a la Virgen María y al templo que se estaba construyendo en su honor, Arnau descubrió que quería ser un bastaix.

En este siglo XIV se dieron determinados procesos: por un lado, se paralizó el crecimiento que venía dándose desde el siglo X y las economías se vieron afectadas por ese cambio de coyuntura. Esto obedeció, en gran parte, a factores que iban más allá del control humano (cambios climáticos, epidemias u otros fenómenos naturales). Por otro lado, las hambrunas, las pestes y ciertas manifestaciones violentas, impactaron en la esfera social. A pesar de las dificultades y conflictos, el siglo XIV fue una época de transformaciones.

En sus inicios, la serie presenta la unión matrimonial de Bernat Estanyol y Francesca Esteve, y la consumación del denominado «derecho de pernada» o «derecho a la primera noche». Este hacía referencia al derecho feudal consuetudinario por el cual se le permitía al señor tomar a la novia en su primera noche de matrimonio, entendido esto como un gesto de vasallaje. Sin embargo, hay un silencio de la cultura letrada tout court, dice Barros, respecto de esta costumbre. No obstante, el mismo nunca es total. La Sentencia de Guadalupe, promulgada para Cataluña en 1486 por Fernando el Católico, constituye un fundamento importante para quienes sostienen que efectivamente existió. En el siglo XIII, Alfonso el Sabio en su búsqueda de reemplazar el derecho castellano por el derecho romano- canónico, había reservado para sí como rey, la punición de la violación como caso de Corte y había fijado en quinientos sueldos la multa a pagar. Estas fuentes le permiten a Barros, concluir que hay cierta complicidad real en la indecisión legislativa para identificar a los responsables que resta credibilidad a su tratamiento como caso de Corte, pero a su vez le deja afirmar que el nuevo derecho no favorecerá esa práctica2. En este interludio histórico sitúa la ficción la escena en cuestión.

La ficción nos cuenta que el nacimiento de Arnau vino envuelto en dudas, a raíz de este hecho. Bernat, su progenitor, terminó comprobando por una marca de nacimiento que el niño era indefectiblemente hijo suyo. El amor de su padre, y la compañía de ciertas figuras en su vida, ganadas por su innata bondad, lo salvarán de la muerte y lo llevarán hacia el camino de la libertad.

De pequeño aprendió sobre el valor del trabajo y los frutos que nacen del mismo: la dignidad, el crecimiento y la realización personal. Su primera aspiración fue la de ser bastaix: un trabajador que se desenvuelve cargando objetos en su cuerpo (en su caso, piedras).

Esta vocación a la que se sintió fuertemente llamado, iba de la mano de su fe: Arnau era un ferviente creyente en Dios, y devoto de la Virgen María, a quien había adoptado como su “Madre en el cielo”: ella era su confesora, su cuidadora y la consoladora en los momentos de dificultad. Gracias a la Virgen María y al templo que se estaba construyendo en su honor, Arnau descubrió que quería ser un bastaix.

Además del sentido de fe y de labor, el protagonista procuraba vivir siempre en la búsqueda de lo justo. Esta inclinación por la justicia fue heredada de parte de su padre y siempre tendió a proteger los intereses de los grupos subalternos.

Por su particular forma de obrar y de asumir su fe desde la virtud caritativa, podemos señalar algunos aspectos que hacen de Arnau un oxímoron para la época en la que vive, un personaje disonante con la realidad descripta por la serie. A continuación, los presentamos:

Oposición a la nobleza

Este aspecto viene marcado desde la infancia de Arnau. Tenemos el destrato de su tío Grau Puig, un burgués con aspiraciones nobiliarias, que se encargó de humillar a Arnau al ponerlo en una condición de inferioridad por su origen. También encontramos recelo por parte del protagonista de los malos usos de las tierras y los privilegios de los nobles: estando en una posición de mayor poder, el joven Estanyol actuó en favor de los grupos más desprotegidos.

Podemos observar en distintos momentos de la serie cómo logró sobreponerse a la nobleza: la escena en la que despojó a Grau Puig y su familia de sus bienes, expulsándolos a la calle descalzos, simboliza su manera de hacer justicia después de tantas humillaciones por él sufridas.

Desde una perspectiva histórica, a lo largo del siglo XIV la nobleza fue un grupo debilitado por la progresiva aparición de un ejército profesionalizado (los nobles dejan de ser necesarios para la guerra) y por la destrucción de ciertos linajes a causa de los conflictos de la época, ya sea por los enfrentamientos bélicos como por las epidemias.

Compasión por los marginados

Durante su infancia, comenzaron sus primeros actos de compasión por aquellos grupos subalternos: ayudará a los bastaix a mantenerse hidratados, acercándoles agua durante su jornada de trabajo. También muestra compasión hacia Joan, a quien adoptó como su hermano, al invitarlo a formar parte de su familia, brindándole consuelo tras la muerte de su madre. Recibió de su padre un concepto de justicia que no se regía por la ley, sino por la compasión y solidaridad con el otro, más allá de las superficialidades o los prejuicios de la sociedad: según Bernat, todos debemos ser tratados por igual, al ser hijos de Dios.

Para la época y la región en la que transcurre la serie, uno de los sectores más vulnerables era el de los judíos: contra ellos se llevaron a cabo un sinfín de pogromos, fundados en diversas acusaciones que los estigmatizaban como los culpables de las desgracias de ese tiempo (la profanación de algún templo cristiano; el envenenamiento del agua; las pestes acuciantes). Arnau muestra un comportamiento radicalmente distinto al que manifiesta el común de la población, la cual sale al cruce de forma violenta. En el caso del protagonista, este es respetuoso de los judíos: quiere augurarles ayuda en los momentos que la necesitan; no los ve como enemigos, y no duda en poner en riesgo su vida por la de ellos. Encuentra en los judíos a un igual, sin dejarse llevar por los estigmas, y opta por observar el potencial humano de las personas. Frente a este accionar, podemos apreciar que el modo de Arnau rompe con ciertas conductas manifestadas por el resto de la gente: mientras la comunidad obra según determinados patrones, Arnau sigue sus propios principios.

Debilidades humanas

El protagonista de la serie no puede aplacar las debilidades que son propias de los seres humanos. En el caso de Arnau, sus enamoramientos ponen en riesgo su vida ya que atentan contra algunos principios y códigos de la época. Las mujeres con las que se comprometió no eran personas por las que sentía amor; y aquellas con las que compartía sentimientos, estaban fuera de su alcance. Dos son los casos que ponen a prueba a Arnau a lo largo de la serie: la primera mujer de la que se enamoró, Aladis, al poco tiempo se casó con otro hombre al que no amaba. El amorío de ellos dos era mal visto por ambas partes: ella por ser una mujer casada y Arnau por ser parte de la cofradía de los bastaix. En esta no eran aceptados los hombres que se involucraban con mujeres casadas o que fueran infieles en su matrimonio.

La segunda mujer resultó ser a quien había adoptado como su ahijada para cuidarla y darle una mejor vida. Siendo ella ya mayor, encuentra en esa mujer a una gran compañera con la que comparte los mismos principios. Sin embargo, para ese entonces él ya estaba casado y le debía fidelidad a su esposa, Leonor.

Podemos concluir que esta trama muestra la fuerza de los que construyen las grandezas de la historia desde una realidad desfavorable, y encuentra en Arnau su expresión más acabada. Su personalidad es la arqueología del estamento social al que pertenece, sumada a su propia experiencia: Arnau es una síntesis de esos sectores de la base de la estructura social pero al mismo tiempo aparece como un oxímoron, una excepción normal. En él, en sus sueños, en sus aspiraciones, en sus frustraciones y en sus reivindicaciones, se reflejan los padecimientos de otros, que como él, no nacieron en cuna de privilegios.

En la próxima entrega de la serie La Catedral del Mar, tendremos la posibilidad de aproximarnos a la realidad de la época desde la obra literaria de Ildefonso Falcones.

Notas:

1 Falcones, Ildefonso. La Catedral del Mar. Buenos Aires: Editorial Debolsillo, 2006, p. 663.

2 Barros, Carlos. “Rito y Violación: Derecho De Pernada En La Baja Edad Media.” Historia Social, no. 16, 1993, pp. 3–17. JSTOR, www.jstor.org/stable/40340331. Accessed 7 Sept. 2021.

Ficha técnica

Título original: La catedral del mar

Año: 2018

Duración: 50 min (por capítulo).

País: España

Dirección: Jordi Frades

Guión: Rodolf Sirera, Antonio Onetti, Sergio Barrejón, Ildefonso Falcones

Música: Federico Jusid

Fotografía: Teo Delgado

Reparto: Aitor Luna, Michelle Jenner, Silvia Abascal, Daniel Grao, Ginés García Millán, Nora Navas, Josep Maria Pou, Natalia de Molina, Sergio Peris-Mencheta, Pablo Derqui, Nathalie Poza, Tristán Ulloa, Hugo Arbués, Ramon Madaula, Andrea Duro, Andrés Lima, Alain Hernández, Jorge Usón, Críspulo Cabezas, Álvaro Villaespesa, Iria del Río

Productora: Atresmedia Televisión, Diagonal Televisión, Televisión de Galicia (TVG)

Género: Serie de TV. Drama. Aventuras.

Afiche promocional de la película. Foto extraída de: https://www.kobo.com/us/en/ebook/la-catedral-del-mar-edicion-conmemorativa-10o-aniversario

Los comentarios están cerrados.