10 consejos para investigar en un Archivo Histórico y no morir en el intento…

Por Julieta Ferraggine – Archiv.Ar

Un reconocido archivero francés, Michel Duchein, en una presentación que tituló La profesión del archivero entre el pasado y el futuro (2012) nos invita a reflexionar sobre el estado actual del vínculo entre los Archivos y sus usuarios.

Duchein plantea que si bien los usuarios generalmente saben utilizar los recursos de una biblioteca o de un centro de documentación, se pregunta “¿por qué los archivos son el único ámbito que no consiguen comprender? ¿no será porque los métodos de los archivos continúan siendo exageradamente complejos y demasiado alejados de las preocupaciones de los investigadores?”. Atendiendo a esta autocrítica profesional y con ánimo de difundir información valiosa, en el post de hoy te voy a compartir 10 recomendaciones que, como archivista e historiadora, le doy a quienes se estén iniciando en el mundo de la investigación en archivos históricos. 

Para quienes se dedican a la investigación en Archivos, muchas veces esta suele ser una empresa que nos da muchas gratificaciones, o bien se trata de una actividad tediosa, agobiante y que requiere de mucho trabajo, a esto se le suman diversos obstáculos: archivos que no difunden sus fondos documentales, que no responden a sus medios de comunicación, etc. Sin embargo, poco a poco, son cada vez más los archivos, las archiveras y los archiveros, que toman conciencia de la importancia y la obligación ética de brindar un servicio eficiente y eficaz, que evite al usuario una situación de estrés y dolores de cabeza. 

Entonces, antes de comenzar tu aventura investigativa, te recomiendo:

1. Interiorizate…

Interiorizate en las características particulares de los Archivos, ya que se trata de un tipo de institución con funciones y actividades sumamente diferentes a las de una Biblioteca o un Museo. Saber Qué es un Archivo y qué vas a encontrar allí es un buen punto de partida.

2. Planea…

Planea tu visita y conoce el tipo de Archivo al que vas: su horario de consulta, el tipo de institución, el modo en el que se lleva a cabo la consulta, etc. Sobre todo cuando viajás especialmente a realizar la consulta de los documentos para tu investigación. Esta información, idealmente, la podés encontrar en el CENSO-GUÍA DE CADA ARCHIVO. ¿Sabías que existe un censo-guía de archivos españoles e iberoamericanos en la web? Lo podés encontrar acá: http://censoarchivos.mcu.es/CensoGuia/portada.htm

3. Contactate…

Contactate, previamente a tu visita, con el archivista o la archivista a cargo de la institución, contale de qué se trata tu investigación con detalle para brindarte un mejor servicio de referencia. Tené en cuenta que cuanto más definido tengas tu objeto de estudio, más provecho podrás sacar de los documentos del archivo, ya que irás al hueso de la cuestión.

4. Tené en cuenta…

Tené en cuenta que existen Archivos que cuentan con el servicio de acceso remoto. Es decir, que una parte de sus fondos están digitalizados y subidos a la web. Sacá provecho de este recurso. ¿Sabía que los Archivos Estatales Españoles cuentan con una web para realizar la consulta de fondos documentales ya digitalizados? Más info acá: http://pares.culturaydeporte.gob.es/

5. Conocé…

Conocé previamente los instrumentos de descripción con los que cuenta cada institución para realizar tus consultas: índices generales, índices especiales, catálogos, inventarios, guías, etc., ya que de ellas podés obtener la referencia de los documentos que querés consultar, o bien te pueden dar una idea general de los documentos que vas a encontrar en el repositorio.

Es importante comprender cómo se encuentra organizado el archivo, cuáles son sus principales fondos y quién es el órgano productor de cada uno de ellos. Esta información está generalmente en las guías o bien en los registros de autoridad.

6. Reconocé…

Reconocé las principales características de las tipologías documentales que custodia la institución, esto te permitirá saber qué tipo de información brindan cada tipología documental para consultar algunos y descartar otros.

7. Cumplí…

Cumplí con todas las normas de consulta de la institución: uso de guantes, autorizaciones para la digitalización de material, tiempos para solicitud de documentos, cantidad de documentos por consulta, etc. etc.


Sabías qué…?

¿Sabías que muchos archivos cuentan con una biblioteca auxiliar? Preguntá por ella, ya que seguramente podrán encontrar bibliografía de utilidad para tus investigaciones.

Por último, tené en cuenta que en una sola visita, posiblemente, no obtengas todos los documentos que necesitás en tu investigación, por eso el principal consejo que te doy es: SIEMPRE PLANIFICA CON ANTELACIÓN TU VISITA AL ARCHIVO.

Por desgracia, todavía existen Archivos que aún hoy en día, no tienen sus fondos documentales accesibles a la consulta, situación que da por el suelo con la función social de esta institución: servir como memoria de las organizaciones, como fuente para la investigación y como garantía de derechos humanos al brindar libre acceso a la información. De igual modo, ¡no te preocupes! La comunidad archivística mundial está trabajando incansablemente para revertir esta situación y acercar cada vez más y mejor los archivos a la sociedad. 



Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0)
Este artículo fue escrito por su respectivo autor/a bajo la licencia Creative Commons. Las imágenes responden a sus respectivos dueños.

Los comentarios están cerrados.